Saludo del Delegado

La representación estudiantil implica sacrificio y muchas horas de trabajo diario (actualmente tras una pantalla). En un año en el que el contacto personal se ha reducido al mínimo por la situación actual, he sido elegido por vosotrxs como Delegado de Alumnos de la UPV con tal de que nuestros derechos como estudiantes no caigan en el olvido en una etapa tan complicada y exigente.

Este es mi cuarto año como estudiante de la UPV, y mi tercero como representante a todos los niveles. Desde que empecé, he sido cada vez más consciente de la necesidad de contar con personas que trasladen las inquietudes del estudiantado a los órganos competentes y capaces de transformar esta universidad en un espacio de transmisión de conocimiento y experiencias en el que todxs nos sintamos escuchadxs.

La universidad es un conjunto, nuestra segunda casa, dónde vivimos nuestras alegrías y tristezas a diario. Pero también es un lugar al que venimos a formarnos, a recibir una docencia garantista y de calidad. Una docencia por la que hay que luchar día a día con tal de disfrutarla al máximo.

Afortunadamente, para llevar a cabo este trabajo cuento con mi equipo. Un equipo formado por gente con experiencia y diversidad, y con los cuales, intentaremos llevar adelante los proyectos que nos propongamos. No pararemos de luchar por nuestros derechos como estudiantes. Formando a las generaciones próximas, que serán las encargadas de continuar con esta tarea.

Nos gustaría saber que contamos con vuestro apoyo y participación para mejorar las condiciones del estudiantado de la UPV.

Gracias por esta oportunidad,

Víctor Manuel Pittaluga Pérez